Jose Manuel Aguilera Rioboo: Autismo, verdades y falacias

El autismo es uno de los trastornos del entorno más frecuente y pasa desapercibido por desconocer sus síntomas.

Mucho se ha especulado sobre el autismo, un trastorno neurobiológico complejo que afecta directamente la interacción social y las habilidades comunicativas de la persona que lo padece. Hoy día existen métodos para poder diagnosticar a las personas que padezcan este trastorno de espectro (TEA).

Pero, en la práctica, puede parecer más complicado porque cada caso es único. Es decir, cada persona o niño manifiesta distintas conductas o síntomas, de intensidad variable y naturaleza desigual.

Señales de autismo

Las personas con TEA tienen en común una cosa: su cerebro procesa de manera distinta los estímulos que reciben del exterior, por eso no se comportan “igual” que el resto; pero esto no quiere decir que sean menos inteligentes o que no puedan socializar a futuro.

En la lista  de las conductas de las personas autistas desarrollada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) se encuentran:

  • No responden cuando se les llama por su nombre.
  • Se aíslan y evitan el contacto visual con las demás personas.
  • Su carácter es volátil y son propensos a irritarse.
  • No desarrollan el juego imaginativo.
  • Presentan conductas repetitivas.
  • Reaccionan de manera “extraña” a las percepciones sensoriales.

Si bien se sabe diagnosticar, y si se ponen en práctica las terapias correctas, se pueden tener resultados sorprendentes en casos que antes eran ignorados o incomprendidos, aún no se sabe por qué se manifiestan este tipo de trastornos.

Hay teorías que se inclinan por factores genéticosambientales y hasta situaciones de estrés severo que pueda sufrir la madre durante el periodo de embarazo. Por ejemplo, el neurocientífico David G. Amaral señala que en el autismo está dañado todo un circuito cerebral.

Lo único cierto es que el autismo no tiene que ver con los niveles económico ni educativo de las familias donde se presenta y, hasta que no se conozca cómo prevenirlo, lo mejor que podemos hacer es informarnos y prestar el apoyo necesario a las miles de familias que, si lo saben o no, tienen uno o más miembros con este trastorno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s